La isla más pequeña del mundo

Obispo Rock es un pequeño saliente rocoso que sobresale del mar, a 4 millas al oeste de las islas de Scilly en Cornualles. La roca se eleva desde una profundidad de 45 metros para dejar al descubierto una punta de 46 metros de largo por 16 metros de ancho.

En esta estrecha cornisa se ​​encuentra el faro, que hace que Obispo Rock sea la isla más pequeña del mundo con un edificio, como se reconoce en el Libro de los Récords Guinness.

En esta roca-isla situada al sureste de Gran Bretaña se levantó en 1858 un faro de 45 metros de altura. Como no hay superficie por la que caminar y la isla está continuamente azotada por las olas, la única forma de llegar hasta allí es por el aire: a través de un helicóptero que pueda aterrizar justo en el helipuerto que se construyó en la terraza del faro. Sin embargo, no hay muchas oportunidades de ir hasta allí, sobre todo porque el faro está deshabitado y se controla remotamente (aunque hasta 1992 sí que estaba habitado)